Alegaciones al proyecto de la Diputación Provincial de Toledo en Ciudad de Vascos

Ciudad de Vascos

Estas son las alegaciones que desde Esparvel hemos hecho llegar tanto a la Consejería de Agricultura, como a la Diputación Provincial de Toledo, en relación al proyecto de promoción turística, que la Diputación está intentando implantar en el entorno de Ciudad de Vascos. 

El proyecto, promovido por la Diputación Provincial de Toledo, pretende poner en valor las ruinas de la antigua ciudad musulmana Ciudad de Vascos, cuyos restos datan del siglo X. Este recinto amurallado se localiza en el término toledano de Navalmoralejo, a las orillas del río Huso en su tramo inundable por el embalse de Azután, en una finca de titularidad privada denominada “Las Cucañas”.

Su inclusión en una finca privada provoca que las visitas a este recinto se ciñan estrictamente al mínimo legal establecido. Pudiéndose tan solo acceder a ella los sábados de cada semana, en horario de 10:00 a 14:00 h. Esto imposibilita un acercamiento de los posibles usuarios a este recurso patrimonial.

La Diputación Provincial ha considerado por tanto, como fórmula más viable para poner en valor Ciudad de Vascos, hacerlo accesible desde el río Huso. Para ello el proyecto contempla la realización de un embarcadero en una zona despejada localizada en la margen derecha del embalse de Azután, aledaña a la carretera CM-4104 (embarcadero 1). Desde éste saldría una embarcación, que recorrería unos 2000 m por el embalse de Azután hasta llegar a las ruinas arqueológicas. En éstas se construiría otro embarcadero para recepcionar los visitantes (embarcadero 2), que accederían al recinto por la puerta Oeste, para lo cual será necesario crear una senda de 220 m, por el trazado que conforma el arroyo La Mora, que constituye el flanco Oeste del recinto.

La embarcación, según señala el estudio, tendrá unas dimensiones de 12 m de largo por 4 m de ancho, con una capacidad para 60 personas.

El proyecto será completado con la construcción en la zona del embarcadero 1, de un centro de interpretación, dotado de sala de audiovisuales y una cafetería–restaurante, una vivienda aledaña para personal de vigilancia. Las instalaciones están concebidas para 100 visitantes diarios, y supondrán una superficie construida de más de 1200 m2. Las instalaciones contarán con zona de aparcamiento, suministro eléctrico mediante una LAMT de 420 m de longitud, una captación de agua de un manantial cercano, y una EDAR para tratar las aguas residuales generadas en las instalaciones, previo vertido al embalse de Azután.

RECURSOS NATURALES AFECTADOS Y NORMATIVA APLICABLE

El proyecto se desarrollaría en una zona de gran valor natural como son los cañones del río Huso y su entorno. Esta zona está compuesta por berrocales de gran valor geológico, así como formaciones vegetales de especial interés como son hábitats riparios mediterráneos y encinares de gran madurez. Estos ambientes acogen a gran cantidad de fauna amenazada.

Como consecuencia de la singularidad de este entorno, la zona afectada cuenta con un gran número de figuras de protección:

  • Pertenece a la Red Natura 2000 como LIC y ZEPA denominada “Ríos de la margen izquierda y Berrocales del río Tajo”.
  • Área Crítica de cigüeña negra (Ciconia nigra) según su Plan de Recuperación para la especie en Castilla-La Mancha (Decreto 275/2003, de 9 de septiembre de 2003).
  • Propuesta como Área Crítica del águila-azor perdicera (Hieraaetus fasciatus) según el Borrador de su plan de recuperación regional, actualmente en proceso de aprobación.
  • El embalse de Azután está declarado como Refugio de Fauna.

Además los berrocales afectados constituyen elementos geomorfológicos de protección especial de acuerdo con la Ley 9/1999 de Conservación de la Naturaleza de Castilla-La Mancha.

Tal y como señala el resumen de la ficha técnica de la zona Red Natura “Rios de la margen Izquierda y Berrocales del Tajo”, publicado en 2009 por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en su libro “La Red Natura 2000 En Castilla-La Mancha”, los ríos de la margen izquierda y berrocales del Tajo tienen entre sus especies más representativas y singulares al águila perdicera y la cigüeña negra.

La normativa autonómica que regula tanto el área crítica de la cigüeña negra, como la propuesta para el águila perdicera, tienen como uno de sus objetivos evitar aquellas acciones que supongan molestias de los ejemplares en sus zonas de concentración, reproducción o ivernada. Esto es expresado tanto en los “Objetivos específicos” de sendos planes, como en las “Estrategias y actuaciones a desarrollar” para el cumplimiento de los mismos. En el caso concreto de la cigüeña negra, su plan de recuperación considera actividad incompatible en sus áreas críticas la celebración de competiciones náuticas o de pesca (apartado 5.5 del Anejo 2 del Decreto 275/2003). Desde la A.N. Esparvel, entendemos que la motivación que origina la incompatibilidad de esta actividad con la conservación de la cigüeña negra, no dista de los que pudieran derivarse de la navegación recreativa propuesta en el proyecto.

La norma que declara el embalse de Azután como Refugio de Fauna (Decreto 11/1996, de 26 de enero) se manifiesta en este mismo sentido, en relación a la necesidad de preservar unas adecuadas condiciones de tranquilidad para la avifauna amenazada existen en el embalse.

El artículo 55 de la Ley 9/1999 de Conservación de la Naturaleza en su punto 4, incorporado por al Ley 8/2007 de 15 de marzo, señala que se establecerán las medidas de conservación adecuadas para evitar la perturbación que pueda afectar significativamente a las aves en las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) como la afectada.

INCOMPATIBILIDAD AMBIENTAL DEL PROYECTO EN LOS TÉRMINOS PLANTEADOS

Es cierto que ciertas afecciones pueden ser minimizadas con las medidas preventivas y correctoras propuestas en el estudio de impacto ambiental. Como las derivadas del vertido de aguas residuales, la incidencia sobre la avifauna del tendido eléctrico, o incluso la afección a los berrocales derivado de la ejecución del embarcadero 2 en la zona del recinto arqueológico y de la senda de acceso.

Pero desde la A.N. Esparvel entendemos que la mayor afección del proyecto, y uno de los objetivos principales de las diversas figuras de protección que posee el embalse de Azután y el río Huso en su tramo final, como es la preservación de las condiciones de tranquilidad de avifauna amenazada, no podrá ser ni corregida ni compensadas.

Este requisito es de carácter preceptivo para la autorización de cualquier proyecto no relacionado con la gestión de una Zona Sensible. Y así se contempla tanto en la norma de regulación autonómica (Artículos 56 y 57 de la referida Ley 9/1999, de 26 de mayo) como en la norma de carácter nacional para el caso de la Red Natura 2000 (artículo 45 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad).

Y en este sentido el estudio de impacto ambiental no garantiza el cumplimiento del proyecto de este este requisito fundamental sobre la avifauna amenazada presente en la zona:

1. En primer lugar el análisis de la afección a la avifauna se ha basado en la recopilación de bibliografía genérica existente respecto a inventarios de fauna (base de datos de vertebrados de España, Libro de Aves Reproductoras de España, etc.). Se menciona tan solo en una frase el uso para el inventario de fauna de censos y seguimientos realizados en la zona, sin entrar en más detalles sobre el nivel de prospección de estos, su realización específica para el proyecto evaluado, organismo encargado de ello, momento de realización, metodología utilizada, etc.

Este inadecuado análisis de la incidencia sobre la avifauna de la zona origina una gran incertidumbre sobre el escenario real de partida en el que se desarrolla el proyecto, en lo concerniente a avifauna amenazada.

2. En segundo lugar, no se presentan unas medidas preventivas adecuadas a la naturaleza de la afección, que no es otra que el incremento de las molestias en la zona, y rechazo del territorio por parte de especies de avifauna amenazada. El estudio no concreta límite de trayectos de la embarcación al día, ni el límite de usuarios por visita, tampoco limita temporalmente las visitas en épocas vulnerables.

El estudio de impacto ambiental tan solo señala que se instalará una barrera vegetal en el embarcadero 2 de Ciudad de Vascos para evitar el contacto visual con los posibles nidos de cigüeña negra y águila perdicera. Así como que, previo al periodo de nidificación, un vigilante ambiental visitará la zona para certificar si éstas aves están preparando nidos en la zona. En caso afirmativo se restringirían las visitas entre el 15 de febrero y el 10 de mayo.

Esta última medida no corrige las molestias derivadas del tránsito de visitantes a través del río Huso. Ya que, de este transito es esperable que se de una selección negativa del entorno de influencia del proyecto para nidificar, por lo que tales visitas por parte de técnicos competentes, previo periodo de cría, no harán mas que certificar tal efecto.

CONCLUSIONES

Por todo lo anteriormente expuesto es presumible que, derivado de hacer navegable el tramo de 2000 m del emabalse de Azután y zona inundables del río Huso hasta su confluencia con la zona Noroeste del recinto de Ciudad de Vascos, se produzca una afección negativa e irreversible sobre las condiciones de tranquilidad para la avifauna amenazada, requeridas en las diversa normativa aplicable a las figuras de protección existentes en la zona,descritas en el apartado 2 de estas alegaciones.

La actuación por tanto es incompatible con los fines establecidos en la normativa ambiental aplicable para las Zonas Sensibles afectadas. Esto exige una declaración de impacto ambiental desfavorable en los términos establecidos en la Ley 4/2007, de 8 de marzo, de Evaluación Ambiental en Castilla-La Mancha.

La única motivación posible para la realización del proyecto sería, tal y como dispone el artículo 57 de la Ley 9/1999, de Conservación de la Naturaleza, la existencia de razones imperiosas de interés público de primer orden, incluidas razones de índole social o económico. Razones éstas que no se dan en el proyecto que nos ocupa.

La realización de un proyecto medioambientalmente incompatible, por razones de interés público, debería ir acompañado además de la inexistencia de alternativas viables. Circunstancias éstas que tampoco se dan en este caso.

Como puede comprobarse tras analizar el Anexo III del estudio de impacto ambiental, las alternativas presentadas no son si no diversas soluciones técnicas de una misma propuesta, que de forma clara y burda tan solo buscan cumplir la exigencia legal requerida para el trámite de evaluación ambiental.

No es un análisis real de las opciones que existen para conseguir el objetivo del proyecto, que, no olvidemos, no es otro que la puesta en valor de la antigua ciudad musulmana Ciudad de Vascos.

Desde la A.N. Esparvel entendemos que una alternativa factible sería el promover el centro de recepción de visitantes en las inmediaciones del recinto amurallado, o en una parcela limítrofe al camino de acceso, que cuente las condiciones adecuadas para tales instalaciones. Para ello se podrían buscar fórmulas de colaboración con la finca particular afectada.

El estudio de impacto ambiental se manifiesta en este sentido, de la siguiente forma en su apartado 3.3.5:

El camino de acceso a Ciudad de Vascos es, en la actualidad, un camino de tierra mal conservado, de unos 4.800 metros de longitud, y que tiene su origen en la carretera CM-4100. Su trazado discurre por la zona central de la finca matriz y, además, un tramo del mismo discurre muy cerca de las casas y diversas instalaciones de sus propietarios. 

Dichos propietarios, como se ha comentado anteriormente, están estudiando la cesión de la zona de la finca donde se sitúan los restos arqueológicos y que ello signifique el cierre al público del camino vial actual.

La Diputación Provincial de Toledo, de forma clara, antepone intereses particulares, frente a la preservación de los bienes públicos, entendiendo por éstos los recursos naturales, los bienes de dominio público hidráulico, y los espacios protegidos afectados. Con la máxima “lo que es de todos no es de nadie”, se opta por causar un grave perjuicio a unos bienes y valores cuya preservación es por normativa de carácter primordial, con tal de ceder frente a los intereses privados de la finca afectada.

Por último y en relación a la oportunidad laboral que este proyecto significa, señalar que desde diversos medios de comunicación se ha podido escuchar en los últimos meses como se avisa a los grupos ecologistas de no ser los responsables de la inviabilidad de este proyecto, con su radical y parcial posicionamiento conservacionista. Ya que este proyecto lo presentan como una oportunidad para la generación de riqueza y empleo.

En este sentido a lo largo de toda la geografía de nuestra región, se puede observar como la política de la foto-inauguración ha sembrado toda la comunidad de centros de interpretación, aulas de la naturaleza, centros de visitantes, y demás proyectos “verdes” y “culturales” en fantasmagóricos homenajes a la falta de planificación, por no ir éstos proyectos acompañados de unos presupuestos de continuidad en su gestión, que es lo que verdaderamente afianza empleo en los entornos de influencia. En los últimos tiempos y en relación con la puesta en valor de patrimonio cultural, como es el caso que nos ocupa, tenemos lo acontecido en el Parque Arqueológico de Segóbriga y el de Carranque.

El proyecto, tal y como se platea, supone un alto coste tanto en su ejecución, como en su mantenimiento, del que difícilmente confiamos que pueda mantenerse a largo plazo. Por lo que creemos que la opción que generaría un empleo más estable en la zona, sería un proyecto más modesto tanto en ejecución como en su mantenimiento, que revertiera el excedente en el afianzamiento de la actividad en el tiempo y con él el del personal laboral a él asociado, así como de los empleos indirectos vinculados a la misma.

Por todo ello SOLICITAMOS

La emisión por parte de la Consejería de Agricultura de una declaración de impacto ambiental negativa al proyecto en los términos en que está planteado.

La consideración de alternativas ambiental y económicamente más viables, que no supongan el menoscabo de recursos naturales de alto valor, en beneficio de intereses particulares minoritarios.

Dado que se puede entender una importante vulneración de los estándares de conservación exigidos en la Directiva Hábitats y Directiva Aves para la Red Natura 2000, se remite copia de este escrito a la Comisión Europea de Medio Ambiente.

Entradas relacionadas

Deja un comentario