Esparvel califica el traslado del vertedero de fraude social, económico y ambiental

La Agrupación Naturalista ESPARVEL considera que las últimas declaraciones del presidente del Consorcio sobre el vertedero de Toledo confirman que el traslado a la Dehesa de Aceituno de estas instalaciones constituye un fraude social, económico y ambiental.

Las recientes declaraciones de D. Eladio Luján, Presidente del consorcio de Servicios Públicos Medioambientales de la Diputación de Toledo sobre el coste estimado del nuevo vertedero (más de 30 millones de euros, 5 mil millones de las antiguas pesetas) y la posibilidad de vincular la financiación con “cómo se incluyen los terrenos de La Legua en el nuevo POM”, van confirmando las sospechas formuladas en las denuncias realizadas por ESPARVEL de que el principal motivo del traslado es la especulación urbanística en los terrenos próximos al actual vertedero y que los vecinos de estas urbanizaciones están siendo utilizados como una tapadera al servicio de otros intereses.

En opinión de nuestra asociación, son los intereses inmobiliarios especulativos en Toledo y municipios limítrofes los que están dirigiendo la política municipal, con la complicidad de la Diputación y de las Consejerías de Urbanismo y Medio Ambiente. Como ya hemos denunciado reiteradamente, estos intereses urbanísticos sin un adecuado control por las administraciones llevan a modelos de crecimiento urbano insostenibles ambientalmente y favorecen situaciones de especulación como la que parece ocultarse en el caso del vertedero.

Los recientes rumores sobre la compra de la finca Aceituno por entidades vinculadas a una gran empresa constructora de ámbito nacional, y la posibilidad aludida por el Sr. Luján “de una permuta de terrenos que contemplaría el POM,” de confirmarse, serían indicativos de que detrás del traslado no están sólo las protestas de los vecinos de La Legua o Vistahermosa, sino los ocultos intereses por seguir urbanizando aún más en la zona del actual vertedero, que al parecer son los que dirigen la política municipal con el beneplácito de la Junta y la Diputación.

ESPARVEL considera inadmisible que se destinen ingentes cantidades de fondos públicos (dinero de todos los ciudadanos) para favorecer con el traslado del vertedero no ya a un reducido grupo de vecinos que adquirieron quizás engañados por los promotores sus viviendas al lado de un vertedero, como parece que nos quieren hacer creer, sino a importantes grupos inmobiliarios a los que el vertedero actual estorba en sus pretensiones de continuar edificando en esa zona. No olvidemos que según ha denunciado ESPARVEL y otras asociaciones ecologistas, existen alternativas a la dehesa de Aceituno que son ambientalmente viables y de mucho menor coste económico, que nunca han querido ser consideradas por el Consorcio.

En este sentido, calificamos el traslado del vertedero a la dehesa de Aceituno como un auténtico fraude económico y social, además de un atentado ecológico. Por otra parte, nos gustaría saber si la posición de los políticos sería la misma si, por ejemplo, los ciudadanos del Polígono planteasen el traslado de la actual depuradora o el matadero de la zona industrial por los olores que producen y afectan a la zona residencial de ese barrio.

Esparvel considera que los responsables de la Diputación y de la Junta de Comunidades deberían explicar a los ciudadanos de Toledo y de los pueblos afectados por el vertedero, por qué se empeñan en ubicarlo en la Dehesa de Aceituno. También deberían explicar claramente de dónde piensan obtener fondos para el traslado del vertedero y de la planta de y de qué forma va a repercutir este coste desmedido sobre los bolsillos de los ciudadanos. Tras la denuncia presentada a la Unión Europea en fechas pasadas, ESPARVEL confía en que las autoridades recapaciten y valoren la posibilidad de buscar una nueva ubicación para el vertedero.

Entradas relacionadas

Deja un comentario