Esparvel Informa, Portada

Red vencejos Toledo. Campaña 2020

agosto 24, 2020

Hace 3 días liberamos los últimos vencejos que estaban a nuestro cargo en la Red de Salvamento de Vencejos de Toledo. Con ellos se cierra la campaña del 2020. Una campaña que empezó a diseñarse desde principios de febrero.

Había muchas ideas e iniciativas de cara a esta temporada. Intensificar el papel de la Universidad de Castilla-La Mancha, dándole el papel de punto de recepción de vencejos, conjugar esto con un posible Trabajo Fin de Grado, aumentar la visibilidad y captación de voluntarios, participando de la mano de la Viceconsejería de Medio Ambiente en la Green Week, probar la autofinanciación mediante el micro mecenazgo.

Pero llegó el coronavirus. Y como una apisonadora, aplastó toda composición de nuestra realidad tal y como la teníamos concebida. Demostrando que la naturaleza, con un simple chasquido de dedos, puede acorralar a toda la humanidad entre la espada y la pared. La campaña de salvamento tampoco escapó a este tsunami, y tuvo que replegarse y replantearse a, sencillamente, intentar salvar la campaña en un horizonte incierto.

Lo más importante era la financiación. Los gastos de alimentación y material son bastantes. Esta temporada nuestros vencejos han consumido más de 15 kilos de insectos. Y el coste total entre alimentos y material ha superado los 550 €. Se decidió, por tanto, continuar con la opción del micro mecenazgo a través de una campaña de crowfunding. Y esa fue la primera de las sorpresas agradables. Ya que lanzamos la campaña el uno de mayo y en tan solo cinco días alcanzamos el objetivo inicialmente marcado. Tras ampliarlo, en tan solo quince días logramos el segundo objetivo. En veinte días recaudamos los 540 € que han financiado esta campaña, gracias a la aportación de 34 mecenas, a los que se les debe el poder haber puesto esta temporada en marcha.

Pero si hay algo más importante que contar con fondos para funcionar, eso son los voluntarios que cada temporada criarán a los vencejos rescatados. La verdadera esencia y motor de este proyecto. Las circunstancias no eran las más favorables para captar nuevos voluntarios. Pero aquí de nuevo la red y su capacidad de convocatoria, obró su magia. Mediante una videoconferencia organizada a finales de mayo, complementada con una sesión práctica de manejo de la especia una vez comenzada la campaña, y las personas que fue captando la red a lo largo del camino, conseguimos hasta 14 nuevos voluntarios. Siendo un total de 31 los voluntarios que se han encargado de criar a nuestros intrépidos viajeros. En una red que no deja de crecer, y que ya ronda los 50 miembros. Donde, a parte de los criadores, hay gente que da apoyo de muy diversas maneras.

Parece que íbamos a poder salvar la campaña, teníamos presupuesto para comida y un buen puñado de manos dispuestas a ayudar. Solo faltaban los vencejos. Y estos llegaron. Concretamente una semana antes que la temporada anterior, el 17 de junio tuvimos la primera entrada de un pollo en apuros.

Desde entonces fue un goteo constante que no hacía más que aumentar. El punto cenital llegó pronto, tan solo una semana después, el martes 23 de junio, tuvimos un total de 26 entradas. Era el momento de comprobar si la escueta infraestructura que nos había permitido montar las circunstancias actuales, conseguía aguantar. Y claro que aguantamos. Gracias, como siempre, a la magnífica respuesta de todos los voluntarios de la red, conseguimos capear el temporal.

Y en estas llegó la Universidad de Castilla-La Mancha para sacarnos del apuro. Hasta ese momento su papel se había visto muy limitado por la paralización de todo tipo de actividad en sus centros. Pero gracias a que abrieron de nuevo el campus de la Fábrica de Armas, tomaron rápidamente la iniciativa de organizar ellos el reparto de alimento para los vencejos. De nuevo la Universidad de Castilla-La Mancha al rescate. Y una vez más se demuestra que este proyecto no podría salir adelante sin la estrecha colaboración entre el Centro de Recuperación de Sevilleja de la Jara (CERI), la Universidad de Castilla-La Mancha y la Agrupación Naturalista Esparvel.

Igual de fundamental es el papel de los Agentes Medioambientales de la JCCM, que son los que nos aportan gran número de los vencejos rescatados. En esta temporada, prácticamente el 50 % de las entradas han sido a través de ellos.

Evolución de Arrate desde su rescate hasta su liberación.

Las campañas siempre son intensas, y las entradas de pollos en apuros abrumadoras. Para el 30 de junio ya teníamos a todos los criadores al máximo de su capacidad, completamente entregados a la extenuante labor de la crianza de los necesitados pollos. Pero también llegaron las liberaciones de vencejos ya criados. Y no faltaron inagotables voluntarios que no dudaron en adoptar nuevos vencejos para darles esa merecida segunda oportunidad.

Este año, de hecho, hemos podido organizar una especie de “caravana de vencejos”. Gracias a Javi Jota, que cogió carretera y manta, y se fue hasta Talavera de la Reina para traerse una decena de vencejos provenientes del CERI y así ayudar a este centro en su descongestión. No hay que olvidar que este proyecto surge con la intención de desahogar al CERI de la entrada de vencejos que cada temporada les colapsa, de forma que se puedan centrar en especies o ejemplares en situación más delicada.

Hemos tenido historias de superación, como la de Apu, Adrienne o Susa. Apu padecía de rotura del saco aéreo, lo que le generaba una inflamación del mismo, que debía ser drenada constantemente. Tras ser derivado al CERI, Apu se recuperó y fue liberado el 14 de julio. Adrienne es otro ejemplo de tesón de vencejo y criador. Criador que, al igual que en el caso de Apu, fue el experimentado Iván Dorado. Adrienne perdió la pata derecha a causa de tenerla enredada. Gracias a los cuidados de su criador, que no dudó en que recibiera asistencia veterinaria, Adrienne salió adelante y fue liberado. Las probabilidades de supervivencia de un vencejo con una sola pata son altas, así que le deseamos toda la suerte del mundo. En el caso de Susa, debido al impacto al caer, llegó con un importante traumatismo en el cuello, un ojo cerrado y ala izquierda con menos movilidad. El pronóstico no era bueno, pero la paciencia y buen hacer de Raquel, su criadora, hicieron que Susa se curase, siendo finalmente liberado a mediados de julio.

Imagen de Apu, Adrienne, en el momento de su liberación, y Susa.

También hemos tenido casos que no acabaron tan bien, pero no por ello reflejan menos empeño de sus criadores. Casos como el de Pipi, criado en Madrid por José Luis. Tras más de dos semanas de cuidados, comenzó a empeorar. Desde el CERI, con quien estamos coordinados en todo momento, recomiendan, dado los conocimientos en medicina de su criador, darle antibiótico. Pero no mejora. La única opción posible es ponerle oxígeno. Ningún centro en la zona de Madrid ofrece esta opción. Así que su criador, costeó los gastos en una clínica para mantener al animal en las mejores condiciones de bienestar posibles, incluido su mantenimiento con oxígeno. Finalmente, Pipi causó baja el 8 de julio.

Son algunos ejemplos de las muchos que suceden en la red, y que reflejan la entrega que demuestran todos los que la componen.

Ha sido una campaña extraña, intensa y extenuante. Que comenzó un 17 de junio con la primera entrada de un pollo de vencejo y ha finalizado el 21 de agosto con las últimas liberaciones. Una campaña de la que todos los que formamos parte de ella nos podemos sentir orgullosos.

En total se han realizado 124 rescates. Seis de ellos han correspondido a cuidados y alimentación de golondrinas y aviones antes de su derivación al CERI. De los vencejos rescatados, 95 han culminado felizmente en liberaciones a su medio natural. Aquellos vencejos que presentaban problemas de algún tipo, infecciones, inflamaciones, traumatismos, fueron derivados al CERI. En total se hicieron en torno a una veintena de derivaciones de este tipo. Por desgracia, entra las bajas que nos comunicaba el CERI y las bajas propias, este año hemos registrado 14 pollos que, pese a los esfuerzos, no se les pudo dar esa segunda oportunidad.

Todo eso, no hubiera sido posible sin todos los voluntarios que componen la red, y en especial de sus avezados criadores. Así que desde aquí gracias a todos ellos. Gracias a Javier Lorenzana, Iván Dorado Gutiérrez Mario de Los Reyes, Montse, Javi Jota, Pablo, Javier Garoz, Asunción Díaz Montero, Natalie, Gema, Nazareth, Raquel Pérez, Manuel Funcia, Fernando Mille Torres, Carlos Flores López, Angel Velasco Garcia, Violeta Sanz, Lucía, Isabela, Diego, Elvira, Itziar Rodríguez, Jose Luis, Miguel Ángel Díaz, Luís Briones, Elena, Laura, Quique, Silvia y María.

Igualmente, gracias a los mecenas que hicieron esto posible con su apoyo económico. Gracias a Andy, Javier, Tomas Andrade, AC, Javier Martín Robles, Enrique Alcázar Garzás, Gemamn, Manolo Muñoz, Idg, Andrea Duque Aguirre, jabardo, RAULAKO, Antonio Jesús Arroyo Castro, micke1980, Mariví, Sagra, algalleza, Rosma, Candela, Javier Lorenzana, Juanjo, Mavires, Bruno, Japichulo, JuanPa, rhakelpc, Maria, periete, MONTSE NOGUERAS, Itziar, Miguel Villa de Alba, unratolargo y Javier Zaragoza.

Y a nuestros intrépidos vencejos, ya saben, les deseamos un buen viaje. Nos vemos el año que viene.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Send this to a friend